lunes, enero 30, 2023

Brasil: En defensa de la vida y los derechos, Grito dos Excluídos muestra el rostro de un país plural

Los 199 años de la independencia de Brasil estuvieron marcados por actos antidemocráticos en apoyo del presidente Jair Bolsonaro (sin partido) en todo Brasil y por la movilización de centrales sindicales, movimientos sociales y de base por la vacuna, el acceso a la alimentación y el trabajo, contra el desempleo. y acusación del presidente.

Si, por un lado, los Pocketnaristas se manifestaron en 15 capitales, repitiendo ataques a la Corte Suprema, el 27 Grito de los Excluidos con el tema «La vida primero» defendió la participación popular, la salud, la alimentación, la vivienda, el trabajo y los ingresos, y se extendió por más 100 ciudades, incluidas todas las capitales.

La CUT y otras centrales sindicales registraron manifestaciones en 220 ciudades brasileñas. La movilización liderada por la Iglesia Católica junto con los más variados movimientos sociales también tuvo lugar en Portugal y Alemania.

bajo el viaducto
En Porto Alegre, debido a las fuertes lluvias que azotaron la capital del estado a lo largo de la jornada, el horario del 27 Grito dos Excluídos sufrió cambios.

Inicialmente programado para tener lugar en el Parque da Redenção, el acto de apertura, a las 11 am, fue trasladado al viaducto de la Avenida João Pessoa por decisión de las centrales sindicales, frentes Brasil Popular , Povo sem Fear y Povo na Rua , popular y social. movimientos pastorales de la CNBB, quienes coordinan el movimiento.

Se sirvió un almuerzo solidario a las 12 del mediodía bajo el viaducto, con donación de alimentos para las personas sin hogar que viven allí.

A la 1:30 pm, los manifestantes comenzaron a congregarse y continuaron su caminata hacia Largo Zumbi dos Palmares. Los manifestantes fijaron cruces en el lugar para recordar a las casi 600.000 personas muertas por la pandemia.

A Drive Thru Solidarity recolectó alimentos no perecederos para distribuirlos a familias vulnerables.

“Estamos ante un proceso de acumulación de fuerzas que enfrenta esta situación de ataques a la democracia y los derechos de los trabajadores. El Grito de los Excluidos y la movilización de las centrales fueron otro paso importante de movilización que muestra cada día a más personas entendiendo que lo que está en juego es la democracia y nuestro futuro como nación. Es un momento desafiante en el que la clase trabajadora necesita verse como una clase y no solo como categorías ”, evalúa Amarildo Cenci, presidente de CUT-RS.

El grito de los excluidos es una actividad extremadamente descentralizada. Ocurre prácticamente en todos los lugares donde hay una diócesis de la Iglesia Católica en Brasil. Esto, según sus organizadores, incluso dificulta mapear todas las acciones realizadas con el sello de la acción que se impulsa desde hace 27 años. Los actos pro-Bolsonaro se concentraron en el Eje Monumental en Brasilia y en la Avenida Paulista en São Paulo.

Si el conocido perfil de los clásicos partidarios del presidente se reproducía en los actos pocketnistas, con predominio de hombres blancos, de mediana edad o mayores, el Grito de los Excluidos demostró la pluralidad del pueblo brasileño.

Había jóvenes, ancianos, niños, blancos, negros e indígenas que salieron a las calles a protestar contra el presidente y en defensa de la democracia y los derechos. En São Paulo, el Vale do Anhangabaú, que fue escenario, entre otras movilizaciones históricas, del movimiento por Diretas Já, fue totalmente conquistado por lo popular. Pese a la pluralidad de agendas del movimiento, las manifestaciones se centraron principalmente en los excesos del presidente en relación a la pandemia y pidieron el juicio político a Bolsonaro .

Otro contraste se debió a los cuidados sanitarios. Si bien era raro ver a personas con máscaras en los actos de Pocket Narist, el Grito de los Excluidos alentó, desde su convocatoria, el respeto por las medidas sanitarias y la distancia.

A diferencia de los ataques contra el Tribunal Supremo (STF) que buscan subcontratar el desastre de la gestión de crisis de salud a alcaldes, gobernadores y ministros de la Corte, el Grito de los Excluidos buscó responsabilizar a Bolsonaro por la crisis de salud y la caída del país. en todas las áreas.

Para los manifestantes del Grito de los Excluidos, desde el inicio de la pandemia, Bolsonaro minimizó la situación y buscó soluciones mágicas como remedios ineficaces y quiso promover la llamada «inmunidad colectiva», sin distanciamiento social, que podría terminar en una tragedia mucho mayor que la de los casi 600.000 muertos hasta ahora por la enfermedad.

Varios oradores del Grito dos Excluídos también recordaron que, en medio de la “terquedad” del presidente, se montó un gran esquema de corrupción en el Ministerio de Salud. Durante la administración del General y entonces Ministro Eduardo Pazuello, el gobierno buscó la compra de vacunas. a través de intermediarios sospechosos y compañías farmacéuticas de renombre como Pfizer no respondieron a sus propuestas de vender vacunas.

Ahora, además de la negligencia del presidente contra la salud de la población, también está el llamado “costo de Bolsonaro”.

En las más variadas pancartas levantadas por el Grito de los Excluidos, a Bolsonaro también se le culpa del inminente colapso de la economía y sus consecuencias, el hambre y el desempleo que solo están aumentando en el país.

Suscribirte a nuestro contenido especial

Aprovechá esta oportunidad, ¡es gratis!

Contenido exclusivo, más especiales con información detallada y bien explicada, para que comprendas mejor el desorden mundial

Argentina

Shigella y salmonella: autoridades sanitarias explican cómo evitar las bacterias

El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires y el Municipio de Berazategui advirtieron a la población y a profesionales de la salud sobre medidas para prevenir intoxicación de salmonelosis.
- Publicidad -spot_img

Artículos relacionados