martes, diciembre 6, 2022

CLAVES PARA ENTENDER EL CONFLICTO

La toma del poder en Afganistán, donde los talibanes entraron a la capital sin encontrar resistencia, presagia profundos cambios políticos y sociales no sólo en el país, sino también en los estados vecinos, anticiparon especialistas.

Los talibanes aseguran que formarán un «gobierno islámico inclusivo» con otras facciones y que mantienen negociaciones con políticos de alto nivel, incluidos líderes del Gobierno anterior y, aunque persisten en la idea de hacer cumplir la ley islámica, aseguran que proporcionarán «un entorno seguro para el regreso a la vida normal después de décadas de guerra».

Muchos afganos, sin embargo desconfían de las promesas de los talibanes y temen que el futuro Gobierno sea tan violento y opresivo como el anterior, a partir de preocupantes señales, como el intento de regresar el nombre del país a Emirato Islámico de Afganistán, que es como lo llamaron la última vez que gobernaron.

La desconfianza también se fundamenta en que el comportamiento talibán sobre el terreno no coincide con esos testimonios conciliadores.

Su enorme astucia negociadora los colocó de nuevo al timón de este país semidesértico, una nación compuesta por diferentes etnias: hazaras en el centro, pastunes en el sur y en el este, tayikos y uzbekos en el norte, sin olvidar los pueblos kirguises, baluchíes, turcomanos, aimaks o nuristaníes.

Dentro de este mosaico, los pastunes representan la mayoría, con cerca de un 40% de la población total, y los talibanes suelen pertenecer a este grupo étnico de origen iranio.

Quienes no comulgan con la ideología talibán o trabajaron estos años de conflicto para las tropas extranjeras, temen ser perseguidos sin piedad e incluso degollados por los nuevos líderes.

Las mujeres son, desgraciadamente como siempre, el eslabón más débil de la cadena y los pedidos de visados y asilo político se dispararon, pero no todos podrán salir.

Algunos analistas occidentales escriben que esta situación desesperada que vive Afganistán se parece demasiado a la de Vietnam en 1975 cuando las tropas del Vietcong forzaron una salida humillante de los soldados de Estados Unidos apostados en Saigón, su último reducto.

Su relativamente fácil llegada a Kabul, tendrá consecuencias inevitables no sólo en Afganistán sino también en Europa, donde se vivirá una nueva crisis de refugiados en el plazo de un par de meses.

Todos los que ahora escapan asustados llegarán en otoño (boreal) en tropel a Europa y los grandes ganadores en todo esto serán las mafias que trafican con las personas y su futuro.

Suscribirte a nuestro contenido especial

Aprovechá esta oportunidad, ¡es gratis!

Contenido exclusivo, más especiales con información detallada y bien explicada, para que comprendas mejor el desorden mundial

Argentina

Diputados: Con gritos, insultos y escándalo, Juntos por el Cambio logró bloquear la sesión

En medio de la tensión por el Consejo de la Magistratura, la oposición no dio quórum para ratificar en el cargo a la presidenta de la Cámara e impidió debatir la creación de nueve universidades.
- Publicidad -spot_img

Artículos relacionados