domingo, diciembre 4, 2022

Un verano de cultura en Berlín

En este segundo verano extraño por el coronavirus, la ciudad más visitada de Alemania antes de la pandemia, Berlín, se concentra en saborear lo factible y no persigue quimeras. El Ayuntamiento ya contaba con lo que está ocurriendo: hay pocos turistas, y los que llegan proceden del resto de Alemania –la capital siempre ha sido un destino apetitoso para el visitante nacional–, o de los países de inmediata vecindad, sobre todo de Polonia. Los viajeros de ultramar se han convertido en una auténtica rareza.

Aunque los museos están abiertos, este verano invita a apreciar lo visible a cielo abierto: la puerta de Brandemburgo; la East Side Gallery –sección de 1,3 kilómetros del muro de Berlín que fue decorada por artistas tras su caída en 1989–; o los parques, como los deliciosamente internacionales Gärten der Welt (Jardines del Mundo) en Marzahn. La Isla de los Museos ofrece, aparte de las visitas museísticas, los céspedes y la columnata, donde relajarse y tomar el fresco. También el zoo exhibe las ventajas de ser una instalación al aire libre: 33 hectáreas en pleno centro donde viven unos 20.000 animales de casi 1.200 especies.

 

La ciudad más visitada de Alemania antes de la pandemia vive otro estío parco en turistas

Pero el autobús turístico circula semivacío, y los barcos recreativos navegan por el río Spree con muchos asientos libres. Pese a que ya vivimos algo similar en el verano del 2020, no deja de sorprender que esta ciudad magnética para diversos perfiles de visitantes (museos, historia del siglo XX, música, arte, ocio nocturno…) se vea inmersa en otro estío parco en turistas, sin aglomeraciones en las zonas emblemáticas.

El 2019 fue un año récord para Berlín, en el que se confirmó una vez más la tendencia al alza registrada en los 16 años anteriores. En ese 2019 se contabilizaron 34,1 millones de pernoctaciones, que en el 2020 pasaron a ser apenas 12,3 millones.

Está por ver con qué cifras se cerrará este 2021, en el que las buenas expectativas generadas por la vacunación han topado con la variante delta y otros vuelcos de la pandemia en toda Europa. La segunda y tercera ciudades más visitadas de Alemania, Munich y Hamburgo, afrontan también una temporada difícil. Para Munich, la suspensión por segundo año consecutivo del Oktoberfest, su célebre festival de la cerveza, es un mazazo emocional y económico.

En Berlín, sin clubs de música tecno ni ocio nocturno por las reglas antivirus, la presencia de un cierto turista extranjero noctámbulo –que agarraba un vuelo en viernes para bailar en los clubs berlineses todo el fin de semana, y regresaba luego a su país– se ha evaporado. Como la capital alemana considera estos clubs un signo de identidad, han sido incluidos en el sector cultural por ley para que puedan acceder a las ayudas financieras por la covid.

Este verano berlinés, en fin, se ha convertido en un verano de cultura, casi siempre al aire libre. La pandemia frenó en seco algunos planes previstos para el último año y medio, que han tenido que adaptarse a la situación. Quizá el más llamativo sea el caso del Humboldt Forum, un gran centro intercultural y museo etnológico ubicado en el antiguo palacio real de los Hohenzollern, reconstruido para este fin con añadidos contemporáneos. Con el edificio listo para abrir al público en diciembre del 2020, la inauguración festiva y ciudadana se aplazó. Finalmente, se ha optado por ofrecer arte y música pop al aire libre en su gran patio (Schlüterhof) los viernes y sábados, del 6 de agosto al 11 de septiembre. La airosa cúpula del Humboldt Forum se alza al otro lado de la Isla de los Museos, recordando que la cultura palpita siempre en Berlín.

Suscribirte a nuestro contenido especial

Aprovechá esta oportunidad, ¡es gratis!

Contenido exclusivo, más especiales con información detallada y bien explicada, para que comprendas mejor el desorden mundial

Argentina

Diputados: Con gritos, insultos y escándalo, Juntos por el Cambio logró bloquear la sesión

En medio de la tensión por el Consejo de la Magistratura, la oposición no dio quórum para ratificar en el cargo a la presidenta de la Cámara e impidió debatir la creación de nueve universidades.
- Publicidad -spot_img

Artículos relacionados