domingo, diciembre 4, 2022

Así es el nuevo icono de Hong Kong, un colosal museo de arte global con pantalla gigante

El edificio M+ diseñado por Herzog & de Meuron será el primer espacio permanente dedicado a la cultura visual contemporánea en Asia

 

Desde hace unos años, el skyline de Victoria Harbour, el famoso y muy atareado puerto de Hong Kong, ha ido cambiando a raíz de uno de los proyectos culturales más ambiciosos de la historia. Los grandes nombres de la arquitectura mundial se han citado en esta bahía para diseñar edificios capaces de maravillar al mundo del arte y la arquitectura. En un terreno artificial ganado al mar se están levantando museos, teatros, espacios expositivos, así como un parque público de catorce hectáreas.

Después del Xiqu Center, el Freespace y el Art Park, el distrito cultural se enriquecerá ahora con M+, el nuevo imponente edificio diseñado por el estudio suizo Herzog & de Meuron. La inauguración tendrá lugar a finales de 2021, seis años después del inicio de las obras y con tres años de retraso. La nueva estructura pretende convertirse en un icono arquitectónico en línea con la tendencia de las últimas décadas que piensa en los edificios museísticos como obras de arte en sí mismas.

M+ es el primer espacio permanente dedicado a la cultura visual contemporánea en Asia. El museo, que ocupa un área de 65.000 metros cuadrados, de los cuales 17.000 están reservados para la función expositiva repartida en 33 galerías, nace con el objetivo de celebrar todas las formas de arte contemporáneo de los siglos XX y XXI. Además de la pintura, la escultura, la arquitectura y el diseño, la exposición también cubrirá las nuevas técnicas artísticas, incluidas la fotografía y el vídeo, con un enfoque particular en los artistas asiáticos.

El ambicioso proyecto, firmado en colaboración con el estudio local TFP Farrells y con Ove Arup & Partners como consultor de ingeniería, se caracteriza por dos volúmenes monumentales, uno horizontal y otro vertical, cuyo enclavamiento forma una T invertida, con un gran podio y una torre sorprendentemente ligera y esbelta, que evoca la verticalidad típica del paisaje arquitectónico de Hong Kong.

En el interior, el cuerpo horizontal se organiza como la malla de una ciudad, con las galerías expositivas dispuestas en una cuadrícula ortogonal que se origina en una plaza central, para ofrecer al visitante una experiencia fluida e interconectada a través de las distintas exposiciones. 

Los ambientes son diferentes y van desde el convencional cubo blanco, pasando por espacios modulares con salas de proyección y estructuras polivalentes, hasta un denominado espacio industrial.

De hecho, debajo del sitio donde se alza M+ se encuentran las líneas ferroviarias MTR Airport Express y Tung Chung Line. Si bien esta condición preexistente representó un desafío para el diseño y la construcción del museo, también se convirtió en un punto de partida para desarrollar el concepto del edificio: los diseñadores consideraron la excavación alrededor de los túneles ferroviarios como un espacio recuperado, habilitado para albergar instalaciones dinámicas y giratorias.

Las diferentes plantas del podio, que además de almacenes y oficinas también albergan tres cines, una mediateca, un centro de aprendizaje, un centro de investigación, un auditorio, tiendas, restaurantes, un bar y un members lounge, están conectadas visualmente por pozos de luz que entra desde la azotea ajardinada, un inmenso e inesperado espacio verde que permite trasladar lecciones y momentos de encuentro al aire libre, disfrutando de una espectacular vista de la bahía.

El estudio suizo Herzog & de Meuron, fundado en Basilea en 1978 por Jacques Herzog y Pierre de Meuron, es una referencia para este tipo de estructuras, tras haber diseñado numerosos museos y centros culturales en todo el mundo: desde el Museo de las Culturas de Basilea, hasta la Vancouver Art Gallery, pasando por el Campus Vitra en Alemania, la Fundación Feltrinelli en Milán y la icónica recuperación de la Tate Gallery en Londres.

M+ albergará algunas de las obras de arte contemporáneo más importantes de Asia, como la colección de Lui Sigg, un mecenas y coleccionista suizo y el primer emprendedor en ir a China. La donación, que asciende aproximadamente a 1.450 obras, devuelve al país una parte fundamental de su historia cultural reciente.

Según Jacques Herzog, “M+ tiene el potencial para convertirse en el principal museo de cultura visual en Asia. Expresa la dirección que seguir para celebrar una cultura mundial sin fronteras. La diversidad, la igualdad y el acceso a todas las formas de arte fueron los conceptos que guiaron el diseño desde el principio”, asegura el arquitecto. 

M+ es más que un museo, es un foro público, una plataforma construida para el intercambio, el encuentro y la actividad de las personas y el arte: metas muy ambiciosas, especialmente considerando cuán profundamente ha cambiado el contexto social y político de Hong Kong en los últimos años.

 

 

 

 

Suscribirte a nuestro contenido especial

Aprovechá esta oportunidad, ¡es gratis!

Contenido exclusivo, más especiales con información detallada y bien explicada, para que comprendas mejor el desorden mundial

Argentina

Diputados: Con gritos, insultos y escándalo, Juntos por el Cambio logró bloquear la sesión

En medio de la tensión por el Consejo de la Magistratura, la oposición no dio quórum para ratificar en el cargo a la presidenta de la Cámara e impidió debatir la creación de nueve universidades.
- Publicidad -spot_img

Artículos relacionados