domingo, diciembre 4, 2022

Alemania y un año electoral decisivo

El primer test de este superaño electoral en Alemania que culminará con el anunciado adiós a la política de la canciller Angela Merkel se dirime este domingo en dos länder occidentales

Baden-Württemberg y Renania-Palatinado renuevan sus parlamentos en unos comicios regionales que, si bien como toda cita local tienen sus propias dinámicas sobre partidos y líderes, reverberan también en clave federal, por cuanto se producen a apenas siete meses de las elecciones generales del 26 de septiembre, que serán las primeras desde el 2005 sin Merkel en la liza.

Hay cansancio en la población por el prolongado cierre antivirus y por la lenta campaña de vacunación; y al partido de la canciller, la democristiana CDU, le ha estallado estos días un escándalo de casos de presunta corrupción de diputados conservadores. 

Así que la CDU, que lidera desde enero Armin Laschet, mira con aprensión a unas elecciones regionales que, ya antes del asunto de las corruptelas, se le presentaban adversas por la fuerte popularidad territorial de los dos presidentes a batir, el verde Winfried Kretschmann en Baden-Württemberg, y la socialdemócrata Malu Dreyer en Renania-Palatinado.

Alemania abre el ‘superaño’ electoral con malos augurios para la CDU
 

Las legislaturas de los estados federados son de cinco años, y en esta doble cita están llamados a las urnas casi 11 millones de electores, la mayoría (7,7 millones) en Baden-Württemberg, único land con un presidente ecologista. Kretschmann, de 72 años, ha gobernado esta legislatura en coalición con la CDU, y ha sido su segundo mandato, pues fue elegido por primera vez en mayo del 2011. 

Tras diez años en el puesto, los sondeos le señalan como vencedor con en torno al 32-34% de los votos, más de lo que cosechó en las urnas en el 2016. Kretschmann, un ecologista que ha sabido coexistir con la industria del automóvil de la próspera región –allí tienen sus sedes Daimler y Porsche–, podría pasar por un político conservador.

En Renania-Palatinado, los pronósticos apuntan a la reelección de la socialdemócrata Malu Dreyer, que lidera desde el 2016 una coalición de gobierno tripartita con los liberales del FDP y Alianza 90/los Verdes. También ha sido su segundo mandato; en el anterior gobernó con los verdes. Aunque ha perdido fuelle, Dreyer, de 60 años, parece llamada a dar una de las pocas alegrías factibles al SPD, que languidece en las encuestas federales.

“En una campaña electoral sin grandes actos públicos debido a la pandemia, la señora Dreyer y el señor Kretschmann se benefician también por su visibilidad mediática al ser ya muy conocidos por ser los presidentes; la actual situación promueve su visibilidad y, si lo que dicen no es muy tonto, eso ya les da una ventaja, mientras que los otros candidatos lo tienen más difícil para hacerse notar”, arguyó Frank Brettschneider, comunicólogo de la Universidad de Hohenheim (en Stuttgart, capital de Baden-Württemberg), durante un encuentro virtual esta semana con corresponsales extranjeros.

Brettschneider alertó de que “la pandemia se ha superpuesto como tema a los temas tradicionales de cada partido, como el medio ambiente para los verdes o la seguridad interior para los democristianos; esta vez a los partidos les costaba mucho colocar sus temas en un debate dominado por el coronavirus”.

La previsible cómoda victoria de Winfried Kretschmann en Baden-Württemberg infundirá ánimos a los verdes, que acarician la posibilidad de ser socios de los conservadores en el Gobierno federal que salga de las elecciones del próximo septiembre, independientemente de quién ocupe el lugar de Merkel en la carrera por la Cancillería. 

“Ganando estas elecciones, los verdes pueden dejar claro que también son capaces de ganar cuando no se trata solo de cuestiones medioambientales o de protección del clima”, apuntó el experto Brettschneider.

En cambio, la CDU llega a este primer test electoral debilitada por los casos de presunta corrupción desvelados estos días. “A la CDU se le avecina un desastre, lo cual de entrada aumenta la presión sobre Laschet, que lleva muy poco tiempo al mando”, vaticinó Brettschneider. 

El bloque conservador –la democristiana CDU y su socia histórica, la socialcristiana CSU bávara– prevé consensuar hacia mediados de mayo quién será su candidato a canciller. El nuevo líder democristiano, Armin Laschet, y el líder socialcristiano, Markus Söder, emiten señales de querer el encargo. El uno es presidente de Renania del Norte-Westfalia, y el otro de Baviera, por lo que ambos exhiben sus galones de experiencia de gobierno.

La siguiente fecha de este superaño electoral es el 6 de junio con comicios en Sajonia-Anhalt, mientras que las otras tres citas regionales (Berlín, Mecklemburgo-Antepomerania y Turingia) se celebrarán el 26 de septiembre en concomitancia con las elecciones generales.

En Baden-Württemberg y Renania-Palatinado se prevé un importante volumen de voto por correo, hasta un 50% del total de votantes. La CDU mira con esperanza a ese voto adelantado, pues así muchos de sus electores lo habrían enviado antes del estallido del asunto de las corruptelas. 

Tres diputados conservadores del Bundestag –dos de la CDU y uno de la CSU– dimitieron por presunto lucro en la compra pública de mascarillas o por haber recibido dinero de países como Azerbaiyán; y otros tres están siendo investigados por motivos similares.

Vía. La Vanguardia

Suscribirte a nuestro contenido especial

Aprovechá esta oportunidad, ¡es gratis!

Contenido exclusivo, más especiales con información detallada y bien explicada, para que comprendas mejor el desorden mundial

Argentina

Diputados: Con gritos, insultos y escándalo, Juntos por el Cambio logró bloquear la sesión

En medio de la tensión por el Consejo de la Magistratura, la oposición no dio quórum para ratificar en el cargo a la presidenta de la Cámara e impidió debatir la creación de nueve universidades.
- Publicidad -spot_img

Artículos relacionados