domingo, diciembre 4, 2022

La comida de la abuela

El restaurante se llama Enoteca María y está ubicado en Staten Island, en Nueva York, Estados Unidos. Tras la cuarentena de coronavirus, las chefs debieron reinventarse y ahora venden salsas típicas para llevar

 platos tradicionales de los respectivos países de los ue proviene cada cocinera.

Sin dudas el eslogan de este restaurante ubicado en la Staten Island, en Nueva York, Estados Unidos, es el la propia promoción de «la comida de la abuela», basada en ese imaginario (siendo un certeza) de que lo que cocinan las abuelas siempre es lo mejor.

Enoteca María se llama el restaurante que fue inaugurado hace 11 años por Jody Scaravella, quien tomó prestadas las recetas de su abuela, la nonna Domenica, para dar vida a este maravilloso lugar. 

Las recetas internacionales van desde Panamá hasta Ucrania. Muchas de las abuelas que cocinan allí no son expertas en el tema, por lo que se les dicta cursos de entrenamiento previo para garantizar un mejor servicio a los clientes.

Según relataron las cocineras, la idea del restaurante es «trasladar la cultura» con la que carga cada plato, a todos los comensales del mundo y así, poder intercambiar preparaciones y distintos sabores de todo el globo.

Las abuelas no tienen gran experiencia cocinando para muchas personas, pero antes de trabajar allí son capacitadas y entrenadas para hacerlo. 

Asimismo, el restaurante ofrece un curso gratuito donde las ancianas enseñan sus secretos para conseguir un plato perfectamente tradicional, del lugar de donde cada una proviene. El servicio se llama «entrenamiento de las nonne», donde las abuelas enseñan sus secretos en la cocina, pero los asistentes no pueden elegir la nacionalidad de la chef.

A pesar de que la pandemia por el Covid-19 obligó a Scaravella a cerrar el restaurante para el publico esencial, el lugar se ocupó durante ese tiempo a servir comida únicamente a los trabajadores esenciales.

Sumado a que las chefs pertenecen a las personas que se encuentran en el grupo de riesgo, por lo que no pueden trabajar con el público en general, las adorables señoras debieron reinventarse.

Para poder recuperar los comensales perdidos por la cuarentena, las abuelas venden sus salsas de diversos países en un servicio «take away», preparadas como dice la tradición, al pie de la letra. 

Fuente: The CityEl País.

Suscribirte a nuestro contenido especial

Aprovechá esta oportunidad, ¡es gratis!

Contenido exclusivo, más especiales con información detallada y bien explicada, para que comprendas mejor el desorden mundial

Argentina

Diputados: Con gritos, insultos y escándalo, Juntos por el Cambio logró bloquear la sesión

En medio de la tensión por el Consejo de la Magistratura, la oposición no dio quórum para ratificar en el cargo a la presidenta de la Cámara e impidió debatir la creación de nueve universidades.
- Publicidad -spot_img

Artículos relacionados